Beatriz Preciado: El feminismo no es un humanismo

Filosofía
En el curso de una de sus “conversaciones infinitas”, Hans Ulrich Obrist me pide que haga una pregunta urgente a la que sería preciso que artistas y movimientos políticos respondan en conjunto. Yo digo: “¿Cómo vivir con los animales? ¿Cómo vivir con lo muertos?” Alguien más pregunta: “¿Y el humanismo? ¿Y el feminismo?” Señoras, señores y otrxs: de una vez por todas, el feminismo no es un humanismo. El feminismo es un animalismo. Dicho de otra forma, el animalismo es un feminismo dilatado y no-antropocéntrico.

Las primeras máquinas de la revolución industrial no fueron ni la máquina de vapor, ni la imprenta o la guillotina… sino el trabajador esclavo en la plantación, la trabajadora sexual y reproductora, y el animal. Las primeras máquinas de la revolución industrial fueron maquinas vivientes. Entonces, el humanismo inventó un cuerpo distinto al que llamó humano: un cuerpo soberano, blanco, heterosexual, sano, seminal. Un cuerpo estratificado y lleno de órganos, lleno de capital, cuyos gestos son cronometrados y cuyos deseos son los efectos de la tecnología necropolítica del placer. Libertad, igualdad, fraternidad. El animalismo desvela las raíces coloniales y patriarcales de los principios universales del humanismo europeo. El régimen esclavista y después asalariado, aparece como fundamento de la libertad de los “hombres” modernos; la expropiación y la segmentación de la vida y del conocimiento como revés de la igualdad; la guerra, la competencia y la rivalidad como operadores de la fraternidad.
Así pues, el Renacimiento, la Ilustración y el milagro de la Revolución industrial reposan sobre la reducción de los esclavos y de las mujeres al estatuto de animal y sobre la reducción de los tres (esclavos, mujeres y animales) al de máquina (re)productora. Si el animal fue un día concebido y tratado como máquina, la maquina se vuelve poco a poco un tecnoanimal viviente junto con los animales tecnovivientes. La máquina y el animal (migrantes, cuerpos farmacopornográficos, hijos de la oveja Dolly, cerebros electronuméricos) se constituyen como nuevos sujetos políticos del animalismo por venir. La máquina y el animal son nuestros homónimos cuánticos.
Puesto que la modernidad humanista en su totalidad sólo ha sabido hacer proliferar unas tecnologías de la muerte, el animalismo tendrá que invitar a una nueva forma de vivir con los muertos. Con el planeta como cadáver y como fantasma. Transformar la necropolítica en necroestética. El animalismo deviene entonces una fiesta fúnebre. Una celebración del duelo. El animalismo es rito funerario, nacimiento. Una asamblea solemne de plantas y flores en torno a las víctimas de la historia del humanismo. El animalismo es una separación y un abrazo. El indigenismo queer, pansexualidad planetaria que transciende a las especies y a los sexos, y el tecnochamanismo, sistema de comunicación interespecies, son dispositivos de duelo.
El animalismo no es un naturalismo. Es un sistema ritual total. Una contratecnología de producción de consciencia. La conversión a una forma de vida sin soberanía alguna. Sin jerarquía alguna. El animalismo instituye su propio derecho. Su propia economía. El animalismo no es un moralismo contractual. Refuta la estética del capitalismo y su captura del deseo a través del consumo (de bienes, de ideas, de información, de cuerpos). No descansa sobre el intercambio ni sobre el interés individual. El animalismo no es la revancha de un clan sobre un clan. El animalismo no es un heterosexualismo, ni un homosexualismo, ni un transexualismo. El animalismo no es moderno ni posmoderno. Puedo afirmar, sin bromear, que el animalismo no es un hollandismo. No es un sarkozysmo o un bleumarinismo. El animalismo no es un patriotismo. Ni un matriotismo. El animalismo no es un nacionalismo. Ni un europeísmo. El animalismo no es un capitalismo, ni un comunismo. La economía del animalismo es una prestación total de tipo no-agonístico. Una cooperación fotosintética. Un goce molecular. El animalismo es el viento que sopla. Es la manera a través de la cual el espíritu del bosque de átomos todavía influye sobre los ladrones. Los humanos, encarnaciones ocultas del bosque, tendrán que desenmascararse de lo humano y enmascararse del saber de las abejas.
El cambio necesario es tan profundo que nos decimos que es imposible. Tan profundo que nos decimos que es inimaginable. Pero lo imposible está por venir. Y lo inimaginable es merecido. ¿Cuál era más imposible e inimaginable, la esclavitud o el fin de la esclavitud? El tiempo del animalismo es el de lo imposible y lo inimaginable. Ése es nuestro tiempo: el único que nos queda.

“Le féminisme n’est past un humanisme”, publicado en Libération el 26 de setiembre de 2014. Con modificaciones de la traducción de Parole de queer y Elsa Maury.
Imagen principal: FEMINAL PROJECT, The seal.

2 comentarios en “Beatriz Preciado: El feminismo no es un humanismo

  1. No concuerdo con nada de lo expuesto aquí, demasiado New Age, nihilismo y contradicciones de conceptos que, muchas veces, me recuerdan los argumentos de la Tercera Posición (supongo que saben quienes son ellos). Creo que al que generó esta declaración se le olvida y se le escapa algo muy importante que rige a los seres vivos: el Poder. Si no se tiene claro como funciona esto a nivel biológico y social, entonces solo están vendiendo humo. Además se le olvida algo muy importante, que dentro de la decadencia moderna de un nihilismo hedonista y pasivo permite: el olvido de nuestra realidad terrenal, el olvido que somos seres humanos, que somos una especie animal. Si se nos olvida quienes somos, estamos perdidos. Nosotros somos seres humanos, y desde allí debe partir el discurso, sino no tiene sentido. Yo lucho por mi especie, por la humanidad, porque se quien soy. ¿Ustedes saben quienes son?

    Me gusta

  2. Es muy buena literatura. Muy agradable de leer. Pero no creo que por ahí vaya el asunto. El asunto real, el de mujeres heterosexuales como yo. No quiero disolver mi sexo, quiero comprenderlo, quiero hacer parte de una sociedad humana que trascienda asuntos reproductivos y todo lo que allí se insmiscuye. No quiero ser un pedazo de carne, quiero ser voz, pensamiento, quiero arrancar el velo que llevo puesto en mis palabras. Que las perras dejen de ladrar, que los perros dejen saltar para cogerme.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s