Blanca Rego / Las figuras-voz de Margaret Watts Hughes

Música, Sonido
Fuente: Mediateletipos

En 1876, la Royal Society (la Real Sociedad de Londres para el Avance de la Ciencia Natural) empezó a organizar una serie de presentaciones científicas informales a las que estaba permitido asistir a mujeres, tanto como espectadoras como para presentar investigaciones propias. La primera mujer que se atrevió a presentar un invento científico fue Margaret Watts Hughes, quien no tenía nada que ver con el mundo de la ciencia, sino que era una conocida soprano y profesora de canto.

¿Qué hacía una soprano dando una charla a científicos? Watts Hughes estaba muy interesada en encontrar un medio a través del cual visualizar la voz de manera gráfica, lo que la llevó a inventar un aparato llamado eidófono que servía precisamente para eso.

Watts Hughes explicaba que en 1885 estaba buscando medios para mostrar fácilmente las intensidades de los sonidos vocales, lo que la llevó a descubrir que la voz, o más bien sus vibraciones, eran capaces de generar gráficos al entrar en contacto con cierto tipo de materias o sustancias.

Para convertir la voz en formas visuales, inventó un aparato que constaba de una membrana elástica (una lámina de goma muy fina) tensada sobre la apertura de un receptor en forma de trompetilla.

eidophone

El diagrama superior muestra diferentes formas de eidófono prácticas para generar diferentes tipos de figuras-voz. Aunque en todos los ejemplos mostrados los discos son circulares, se podían utilizar otras formas.

Los primeros experimentos de Watts Hughes fueron realizados con arena, polvo de licopodio o las dos substancias mezcladas. Después probó a mojar el disco con una capa fina de algún líquido, como agua o leche. Entonces comprobó que al cantar notas del tono apropiado a través del tubo, no demasiado violentamente, aparecían formas en la superficie del líquido, variando con cada cambio de tono. Una nota cantada con demasiada fuerza elevaba el líquido, generando salpicaduras demasiado rápidas como para poder seguirlas con la vista.

Para facilitar la observación de las formas, decidió probar con líquidos más densos, como glicerina teñida o talco humedecido de diferentes consistencias, lo que generaba otro tipo de figuras. La propia Watts Hughes escribió un texto, publicado en 1891, «Sonido visible: Figuras-voz», explicando detalladamente tanto sus metodologías como el tipo de imágenes conseguidas.

sounddaisy

Las formas son similares, aunque más sofisticadas, a las de las figuras de Chladni, quien generaba sus patrones con arena colocada sobre una placa metálica cuadrada sometida a vibraciones. Watts Hughes explicaba que las formas-voz más sencillas son similares a una margarita, pero que utilizando diferentes técnicas de voz y pastas coloreadas de distintos espesores es posible conseguir formas de flor más complejas, como las de los pensamientos o los crisantemos.

No obstante, no todas las formas eran florales, Watts Hughes era capaz de generar con su voz espirales y serpientes, en algunos casos moviendo la membrana del disco en diversas direcciones. En todos sus ejemplos, comparaba las figuras con elementos naturales, como plantas, paisajes u otras formas presentes en la naturaleza, normalmente fractales. Obviamente, ella no menciona este término, ya que fue acuñado casi un siglo más tarde.

Otra observación muy interesante que relataba en su texto es que algunas de las curvas y formas que aparecían surgían de sobretonos inaudibles, revelando al ojo frecuencias que el oído no es capaz de percibir.

soundserpent

Watts Hughes no realizaba estos experimentos por cuestiones estéticas, o al menos no exclusivamente. Los usaba como medio para mejorar sus técnicas vocales y animaba a los científicos a que relacionasen las formas que generaba con hechos o leyes naturales con los que ella no estaba muy familiarizada. De hecho, esperaba que sus «humildes experimentos» sirviesen para entender cómo la naturaleza genera sus formas en un «universo organizado que, según dicen las “sagradas escrituras”, tomó forma a partir de la voz de Dios».

A finales del siglo XIX tenía que salir Dios por alguna parte. A día de hoy, la voz de Dios se llama Big Bang. Todo empezó con el sonido.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s