Alejandro Casales / Audire Imaginis Locus

Arte, Música

Ampliar el campo de estudio de las imágenes, requiere de una inter-zona y territorio, un lugar imaginario que tiene como objeto articular sistémicamente un código de lengua, de signo, de episteme, de trama y fondo de espacio de la representación que caracteriza un paradigma densamente conceptual para, la mirada analítica que valora en relación al mundo en que se constituye.

Me refiero a un espacio para distintas prácticas, mas allá de la totalidad de una ópera, un espacio que sea parte de nuestro tiempo. Me refiero a la necesaria responsabilidad de las prácticas de producción simbólica y aquellas que en su ejercicio tienen toda la capacidad de generar su propio significado cultural.

Todo ello para difundir en la conciencia pública una necesidad moral, la de un concepto de unidad artística frente al cual todas las concepciones del pasado sólo son enumeraciones infantiles.

Audire Imaginis locus, hace referencia a la interpretación que parte de dos medios aparentemente irreconciliables entre sí, la música que se vuelva “imagen” o, expresado de manera inversa, la imagen se convierte en “música”, alguno de los dos medios cede en favor del otro y entre ambos espacios se desenvuelven las obras.

Pero no es la intención de este escrito dar la entrada para una alfabetización visual que responda a la curiosidad de los individuos, tampoco generar una discusión para reaprender el funcionamiento de la “neuma” y su función “espiritual”, la intención es reiterar el espacio inter-zona el in-between y la “sinestesia” que puntualmente puede desentrañar el uso de elementos artísticos que involucran a diferentes sentidos conjuntamente.

En este caso, en distintas formas de asumir el sonido como material y sus expansiones hacia la visualidad. Este criterio se puede ver articulado como un acercamiento materialista hacia el trabajo visual y sonoro. Donde cada obra asciende desde un cierto estado de cosas, un cierto conocimiento y dominio de distintas técnicas como: el estudio de la luz, la visualidad, el sonido, la interacción en el espacio, el funcionamiento atonal y espectral, la acumulación y la disolución de partículas virtuales hasta su disposición gráfica. Este es el plano de referencia que actualiza el caos, que crea un sistema de multiplicidades. Sin embargo, lo más importante es que se contiene el estado real de las cosas, las multiplicidades como punto de partida hasta las transformaciones virtuales.

Cuatro palabras clave: neuma, sinestesia, simultaneidad, intersticial.

VER EN PDF

Fuente:

Imagen principal: Carlo Carrá, I funerali dell’anarchico Galli

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s