Alberto Cañas Pérez / La inutilidad del placer. La música y la vanidad de la vida

Arte, Filosofía, Música

El término vanitas ha estado muy presente a lo largo de la Historia del Arte, siendo la base de un género cuyo mensaje principal giraba en torno al desprecio de la vida terrenal, debido a que lo único certero en este mundo es nuestra muerte. Este género se desarrolló a través de una serie de elementos de gran carga simbólica, como la calavera, las flores, los instrumentos de medición del tiempo y, no menos importante, los instrumentos musicales. El presente artículo tratará de demostrar la importancia de este género y de los elementos que lo componen durante la Edad Media y la Edad Moderna, prestando especial atención a los instrumentos de música. Para finalizar, se mostrará el análisis iconográfico-musical de dos lienzos de vanitates del llamado Siglo de Oro español, como ejemplo de otro punto de vista desde el que analizar este tipo de cuadros.

Tamaru y Chihei Hatakeyama / Lunar Eclipse

Música, Sonido

A veces nuestros sentidos necesitan irse de viaje para llevar al pensamiento a lugares nuevos. El sonido del cosmos, el ritmo eterno de las articulaciones rizomáticas, se muestran como lugares indefinidos a los que los sentidos se disponen a alcanzar, sin necesidad de llegar verdaderamente a ellos, sino entrando en relación. Siendo con ellos. De Tamaru y Chihei Hatakeyama, presentamos el disco Lunar Eclipse. Un viaje.

Joshua Sabin / Terminus Drift

Música

En Ficción de la razón presentamos el disco debut del compositor escocés Joshua Sabin. Terminus Drift explora la relación de los seres humanos con su ambiente y el espacio físico, y cómo esta experiencia se está transformando en la era digital. Nuestras estructuras de comunicación, exploración y descubrimiento están mediadas por cambios tecnológicos y existimos simultáneamente en un entorno físico y ciberespacios emergentes, con una percepción que habita y se orienta orientación dentro de ambos.

Cristóbal Durán / “Una suerte de música”. Lacoue-Labarthe y la deconstrucción de la intensidad

Filosofía, Música
La intensidad es, a la vez, lo insensible y lo que sólo puede ser sentido.
Deleuze, Diferencia y repetición

De alguna u otra manera, Philippe Lacoue-Labarthe nunca dejó de hablar, al mismo tiempo, de la música. De alguna música. Y lo hacía, al mismo tiempo, cada vez que escribía, queriendo hablar de otra cosa que de la música. No es raro entonces que cuando se dedicara explícitamente a la música —cuando hablara sobre la música— tuviese que probar un golpe que era dado al encontrarse ‘fuera’ de la música, cuando más cerca se andaba de ella. Golpe impersonal (“que era dado…”) que ocurría en lo más íntimo de un interior que pretendía encontrarse a sus anchas, muy cerca de cierta música, pero no sin cierta incomodidad intransigible que ocurriría desde hace mucho cada vez que se hablaba de la música.