Panagiotis Sotiris / ¿Es posible una biopolítica democrática?

Filosofía, Política

Le debemos a Michel Foucault el concepto de biopolítica, que ha vuelto a la primera plana con el problema de la gestión de las epidemias. Según una pauta que se ha convertido en algo habitual en las ciencias sociales, la transición completa a la modernidad significa un cambio en las condiciones en las que se ejerce el poder. Del poder absoluto que se concedió a sí mismo el derecho a matar, llegamos al poder como un esfuerzo para asegurar la salud (y la productividad) de las poblaciones. Al mismo tiempo, significó una expansión sin precedentes de las formas de intervención y coerción del Estado. Desde la introducción generalizada de las vacunas hasta medidas como la prohibición de fumar, el concepto de biopolítica se ha utilizado varias veces como clave de interpretación y nos ha ayudado a comprender la dimensión política e ideológica de las políticas sanitarias.

Al mismo tiempo, nos ha permitido examinar más activamente diversas cuestiones, a menudo relegadas por la esfera pública, como la forma en que el racismo ha sido capaz de reivindicar una dimensión «científica» a la aparición de direcciones particularmente peligrosas como la eugenesia. En la obra de escritores como Giorgio Agamben, se ha utilizado para describir la brutalidad moderna y, en particular, la forma en que se forman las «excepciones» modernas, es decir, los lugares y lugares en los que se ejerce una coacción absoluta, siendo el más típico el campo de concentración en todas sus variantes.

El concepto ha surgido recientemente en respuesta a las preguntas sobre el nuevo brote de Covid-19. Pocos argumentarían que la experiencia de China, y el hecho de que parece haber dado algunos pasos iniciales en la lucha contra la epidemia, debe atribuirse también a la posibilidad de una versión biopolítica altamente autoritaria, que adoptó la forma de una imposición a gran escala de cuarentenas y prohibiciones de actividades, ayudada por el arsenal de medidas coercitivas y la supervisión y registro de prácticas individuales bajo el régimen chino.

Muchos dirán que precisamente porque las democracias liberales carecen de esa capacidad coercitiva, o dependen más del cambio de comportamiento individual, no están en condiciones de aplicar las mismas medidas, lo que podría dar lugar a una epidemia más peligrosa si su intensidad se intensificara a nivel internacional.

Sin embargo, dado que para Foucault, un pensador que no creía en la utopía de una sociedad sin limitaciones sino en la posibilidad de sociedades más libres, el concepto de biopolítica no se expresa simplemente en términos de distopía, la pregunta que surge es si es posible una biopolítica democrática. En otras palabras, la cuestión es si podemos tener prácticas colectivas que promuevan lo que llamaríamos la salud de grandes poblaciones, sin que esto sea el resultado de una expansión paralela de formas de coerción y vigilancia.

El mismo Foucault en su obra posterior parece ofrecer un camino alrededor de la noción de la verdad, el autocontrol y el cuidado de sí mismo. En un diálogo particular con la filosofía antigua, se refiere a una política de vida alternativa que combina el cuidado individual y colectivo con términos que no implican coerción.

Esto significaría que las decisiones de restringir la circulación durante una epidemia, de evitar fumar en el interior o de elegir prácticas individuales y colectivas que no dañen el medio ambiente no se toman por temor al castigo, sino en el contexto de un proceso democrático, tras una decisión colectiva. En tal condición, en lugar del constante temor personalizado que puede perturbar cualquier noción de cohesión social, entramos en el esfuerzo colectivo, la coordinación y la solidaridad en una batalla que compartimos,

En este contexto, se puede considerar la posibilidad de una biopolítica democrática. El punto clave – a menudo descuidado en la esfera pública – es la difusión del conocimiento. La democratización del conocimiento, en cualquier caso, provocada por el aumento del nivel de educación de las personas en la enseñanza superior, junto con un esfuerzo consciente por popularizarlo, puede garantizar precisamente que las personas puedan decidir colectivamente sobre la base de un conocimiento real, y no sólo obedecer las decisiones tomadas para ellas por los expertos.

La lucha contra el VIH, la lucha contra el estigma, el refuerzo de la noción de «grupos de alto riesgo» como enfermedad, la generalización de las prácticas sexuales seguras, el fácil acceso a las pruebas de diagnóstico, la disponibilidad de recursos para el desarrollo y el mercado masivo de preparados terapéuticos y la prestación de servicios de salud no podrían haber tenido lugar sin la acción de movimientos como el ACT UP que se enfrentaron a las percepciones neoconservadoras.

Fuente: L’Autre Quotidien
Imagen principal: Edgar Ladrón de Guevara, Radiography of my day, 2010

 

 

Descarga este artículo como un e-book

Un comentario en “Panagiotis Sotiris / ¿Es posible una biopolítica democrática?

Deja un comentario