Shahd Hammouri / Roland Barthes: Mito

Estética, Filosofía, Literatura

La comunicación humana es de múltiples capas, ya que nuestro lenguaje se basa en complicados sistemas de significación; por ejemplo, pronunciar una determinada declaración utilizando una terminología específica podría indicar las tendencias ideológicas del hablante. Y como cualquier otro sistema comunicativo, la ley también es de múltiples capas. Esta naturaleza de múltiples capas nace en el momento de redactar o dictar un fallo, y se reconfigura mediante la interpretación, la aplicación e incluso la comunicación a lo largo de la vida de la norma o el fallo. Por ejemplo: la regla que prohíbe robar infiere una comprensión de una determinada santidad de la propiedad. Esa inviolabilidad se presumió en el momento de la redacción y volvió a adquirir mayor significado y profundidad a medida que la regla se aplicaba, se transplantaba y se desarrollaba.

Roland Barthes es un teórico francés (1915-1980) cuya obra abordó, entre otros temas, la sociología de los signos, los símbolos y las representaciones colectivas. En su libro Mythologies, Barthes realiza un comentario semiótico de los objetos culturales populares muy conocidos en la comunidad francesa, como el filete y las patatas fritas, la lucha libre e incluso el poder del jabón y los detergentes; desenterrando el valor simbólico de estos objetos en relación con su reivindicación de universalidad, encontrando a veces que algunos objetos conservan significados interrelacionados con la burguesía y las culturas capitalistas. Decide llamar «mitos» al poder cultural de estos objetos.

El estudio del mito, tal como lo entiende Barthes, se realiza a menudo en el campo de la semiótica, que puede definirse como un método de investigación de los signos implícitos presentes en el elemento mental de la interacción con la naturaleza, o dentro de una comunidad. Con este fin, se puede decir que el análisis semiológico es el estudio de los significados que están presentes en nuestros sistemas cotidianos de comunicación y significación. El objeto de estudio de la semiótica no son los signos sino una teoría general de la significación, en la que el semiólogo construye modelos de las condiciones de producción y recepción de significados. La semiótica se encuentra en todo lo que se puede tomar como signo: el ronroneo de un gato para indicar su felicidad, la firma como signo de aceptación, o la imagen de Marx como signo de socialismo. Tales relaciones son a menudo internalizadas fuera de nuestra racionalidad logocéntrica, también conocida como nuestro uso casual del lenguaje. El poder de tales signos, muy parecido al del lenguaje, es que configuran algunos aspectos de nuestra percepción de un tema determinado, guiando implícitamente los planteamientos y opiniones individuales o colectivos en relación con un tema determinado.

El derecho puede considerarse como un sistema de significación que interactúa con otros sistemas de significación. Esa percepción está implícita en la obra fundamental de Lawrence Friedman sobre el sistema jurídico, en la que enmarca los actos jurídicos como «mensajes intercambiados entre los sistemas jurídicos y otros sistemas sociales coexistentes» y «cada tipo de sistema jurídico persuade a través de su estructura y estilo y con su propia fuerza retórica especial». Esta forma de significación está vinculada a las premisas de la legitimidad jurídica. Por el contrario, la idea de la ley como sistema de significación aparece en la concepción de Teubner de la ley como un sistema autopoiético donde discute la naturaleza autorreferencial de la ley.

Barthes sigue la escuela de semiótica establecida por Ferdinand de Saussure para quien los bloques de construcción de la semiótica se encuentran en un modelo diádico de: 1) el significado; «el algo» que se entiende por la persona que utiliza el signo» (Barthes1967: 43); 2) el significante; el mediador que se utiliza para inferir el significado; y juntos constituyen el signo. De ahí que se pueda inferir el significado al interactuar con el significante. Por ejemplo: en el acto de regalar una flor a un amante; la flor es el significante de la pasión, la pasión es el significado y juntos forman el signo pretendido en el acto comunicativo de regalar una flor a un amante. Para Barthes, estas relaciones constituyen sólo el sistema semiótico de primer orden» Mirando más allá de las interacciones de significación ocultas en nuestras complejas nociones de cultura e identidad política, entre otras cosas, se desarrolla vagamente en la obra de Hjelmslev, lingüista danés, que encuentra que estas relaciones constituyen una parte de un sistema semiótico de segundo nivel donde el signo en su conjunto es sólo un mero significante; este sistema de segundo nivel forma un plano de expresión donde interactuamos con la connotación, el metalenguaje y, de hecho, el mito. Por consiguiente, los mitos son signos que están incrustados en nuestros sistemas de significación y se expresan en la comunicación, y su estudio nos permite demostrar cómo los símbolos sociales dados se moldean en el tejido de la conciencia colectiva.

Como sistemas de significación de segundo nivel, los mitos se construyen mediante la atribución de un «significado» a una «forma». La forma suele estar vacía, como una estructura jurídica determinada, o una referencia simbólica a una institución, o un acontecimiento natural. A diferencia de las interacciones semióticas de primer nivel, esta construcción suele implicar motivaciones directas o implícitas. Sin embargo, dada la naturaleza abstracta de los mitos, esas motivaciones suelen estar muy fragmentadas. Cuando se lee el mito – a primera vista retrospectiva – el motivo no se muestra, ya que el mito congela este vínculo de significado y forma. En efecto, los mitos aparecen como naturales, ya que implícitamente se encargan de dar a una intención histórica una justificación natural o «hacer que la contingencia parezca eterna» (Barthes 1973: 155). Al hacerlo, el mito vacía la realidad y se presenta como un discurso despolitizado que suprime «la complejidad de los actos humanos» (Barthes 1973:156). Sin embargo, los mitos no ocultan a nuestra percepción las relaciones de significados existentes en el primer nivel, sino que las distorsionan añadiendo otra capa de significado a la forma (Barthes 1973: 131). En una nota relevante, el Metalenguaje, que se define como la operación de descripción, resulta de la internalización de los mitos y otras estructuras semióticas connotativas de segundo orden en nuestra forma de pensamiento, constituyendo una parte de la conciencia colectiva de un grupo dado en algún nivel. La globalización de los medios de comunicación ha exacerbado los elementos de nuestro metalenguaje compartido.

Por ejemplo, Barthes se refiere a la portada de una revista del Paris-Match de los años 60, en la que se retrata a un hombre negro con un uniforme francés mientras saluda. Tal representación está destinada a establecer un mito motivado que connota: «Francia es un gran imperio, sin ninguna discriminación entre sus ciudadanos (especialmente los que son víctimas de su colonización)» o, en otras palabras, normalizar las relaciones que denota la imagen, tal como se construye por la coyuntura de significado que es el propio hombre negro con todas sus luchas y la forma que es el símbolo del ejército. De este modo, el mito motivado presente en la imagen distorsionó la realidad en una semiótica de segundo nivel, que como señaló Umberto Eco puede ser utilizada artísticamente con el fin de mentir.

En derecho, los mitos pueden constituir las presunciones sobre las que se ha interpretado un determinado juicio normativo; por ejemplo, los tribunales de arbitraje parecen basarse a menudo en la presunción de que el interés del inversor es maximizar la riqueza, tal como se desprende de la regla del valor para el accionista. La regla del valor para el accionista, que denota que el propósito de la empresa es maximizar los beneficios en cumplimiento del interés superior de los accionistas, es mantenida en su mayor parte por las fuerzas del mercado y carece de base normativa; este punto de vista es esbozado por la académica estadounidense establecida Lyn Stout en su trabajo sobre «El mito del valor para el accionista». En este caso, la forma es la reivindicación de legitimidad de la estructura normativa, el significado es la maximización del beneficio y la motivación proviene de la economía liberal o de nociones más explícitas de la mano invisible de los marcados. Por otra parte, la legitimidad de algunas normas dadas puede interpretarse como mitos, como se muestra en la obra de Jean d’Aspremont ‘El derecho internacional como sistema de creencias’ y en ‘La mitología del derecho moderno’ de Peter Fitzpatrick. Además, el mito cultural y político participa en la configuración de la episteme jurídica, configurando indirectamente los discursos jurídicos, especialmente dada la proliferación contemporánea de mitos facilitada por el exceso de generación de conocimientos de «comida rápida» compartida en los medios de comunicación, ya que «el mito es un discurso justificado en exceso» (Barthes 1973:141).

Barthes demuestra que el mito apunta esencialmente a causar una impresión inmediata y, como tal, la lectura es un mito «agotado de golpe» (Barthes 1973: 141). Para descifrar un mito, simplemente hay que reflexionar sobre la forma y el significado tal como se leen en relación con el contexto en el que se generaron y comunicaron, teniendo en cuenta la cuestión de su motivación. Barthes encuentra que descifrar el mito se presta a la historia, ya que permite reflexionar sobre las nociones existentes que pretenden ser «naturales» y «universales» a pesar de su origen. Concretamente, considera que muchos de los símbolos culturales que evaluó tienen connotaciones arraigadas que normalizan el razonamiento de la burguesía, el dominio del capitalismo y el imperio, como se ve en la portada del Paris-match mencionado anteriormente, ya que el significado fluye de estos mitos «hasta que su propio nombre se vuelve innecesario» (Barthes 1973: 150). Los mitos son en cierto modo el resultado de las luchas de poder, ya que normalizan la historia como la verdad. La prevalencia de esos mitos en el derecho internacional es abrumadora, ya que proporcionó una base sólida para los mitos del liberalismo y los mitos del imperio, entre otros.

Para consternación de Barthes, el estudio de la semiótica – especialmente la construcción de connotaciones incrustadas cercanas al concepto de mito – ha sido directamente instrumentalizado en los mercados contemporáneos con fines de comercialización y elaboración de políticas. Esta producción activa y motivada de mitos exige un desciframiento crítico de los posibles sesgos que resultan de tales inferencias internalizadas sobre una base individual y colectiva y, lo que es más importante, en el titular de algunos de los mayores mitos, el derecho.

Referencias

Roland Barthes, Elements of Semiology (Cape Editions, 1967)
Roland Barthes, Mythologies (Paladin, 1973)

Fuente: Critical Legal Thinking
Imagen principal: Diego Moya, The Myth, 1971

 

 

 

Descarga este artículo como un e-book

Deja un comentario