Carlos Casanova / La industria de los sentidos: Estética y producción en Karl Marx

Estética, Filosofía, Política

En los Manuscritos económico-filosóficos de 1844, Marx escribe que “la formación [Bildung] de los cinco sentidos es un trabajo de toda la historia universal precedente”. Este enunciado no sólo articula la sensibilidad humana a su constitución histórico-universal, sino además enlaza el concepto de historia al de trabajo [Arbeit] y, con éste, al concepto de producción. Es en el horizonte de este triple vínculo entre sensibilidad, historia y producción, que se articula la noción de actividad [Tätigkeit] en el joven filósofo de Tréveris. La acción en la que consiste la naturaleza de los hombres no puede ser concebida como un dominio independiente de los regímenes históricos de formación de los órganos [Organe] y, en tal sentido, al margen de las condiciones sociales en que éstos son producidos; las formas de lo sensible en el hombre —y con ellas su propia objetividad— constituyen un régimen específico de producción de la sensibilidad.

VER EN PDF

Fuente: Archivos: Revista de FilosofíaNº. 4-5, 2009-2010, pp. 145-159
Imagen principal: Micosch Holland, Marxmodul K

Un comentario en “Carlos Casanova / La industria de los sentidos: Estética y producción en Karl Marx

  1. Hay demasiada información, algo desmesurado y además demencial; filosofar obviamente no necesita de ningún otro conocimiento más que aquel que le den puramente sus sentidos; en el supuesto caso de que manejase fluidamente el habla, supongamos un niño de la calle, no necesita ‘instrucción’ para filosofar, cuando recurrimos a otros filósofos lo hacemos casi por entretención y en la medida en que nos resulten entretenidos los tendremos en estimación, en mi caso Heidegger y Carl Schmitt, Jacques Lacan, Antonio Gramsci, Karl Marx; por ejemplo Michell Foucault me aburre, Nietzsche me aburre también y Simone de Beauvoir me parece como una especie de Agatha Christie de la filosofía; Hanna Arendt me resulta entretenida; después hay otros como Carlos Astrada que proviene de las entrañas de Córdoba, me resulta sumamente entretenido porque habla de mi provincia y he recorrido por mi mismo de niño sus paisajes metafísicos, cuando leí Marxismo y Escatologías de Carlos Astrada (Ediciones Juárez, creo que 1969 pero la primera publicación es mucho anterior, por lo menos veinte años atrás) sentí que estaba frente a un gran aporte al pensamiento nacional; entonces los filósofos nos entretienen, nos divierten, nos sorprenden, incluso nos revelan cosas, por ejemplo: a mí Hanna Arendt me reveló que la injerencia del Estado en la vida privada nos despolitiza convirtiéndonos de animal político en animal social, Heidegger me reveló que la nada es ‘como una angustia’ y así los demás, cada uno habrá hecho su aporte para que yo cultivase mi pasatiempo, el hecho de que nos resulten entretenidos, o no, es clave, casi podría decirse que si un filósofo no les resulta entretenido no se esfuercen en leerlo, quizás más adelante sea su favorito o quizás siempre les parezca fome; ninguno de ellos debe tomarse dogmáticamente y nunca se definan a sí mismos agregando al nombre de alguno de ellos el sufijo: ‘ano’, por ejemplo: nietzscheano, o gramsciano, etc.
    Cuando hay tanta información circulante y para más convertida, más que nunca, en mercancía; es mejor ser de un solo libro, de ese libro que llevamos escrito en la piel por nuestras experiencias de vida, incluso con quebraduras y cicatrices como las de los seguidores de Wilbur Mercer subiendo la consola de una play station religiosa imaginada por Philip Dick en 1968.
    Quizás los tatuajes sean un intento escribir ese ‘solo libro’, al que temía Tomás de Aquino.
    Lo que dice sobre el arte y los medios de producción, habría que ver como se interpreta el hecho de que Pablo Picasso en el último periodo buscara inspiración en las culturas africanas, en sus diseños ancestrales, en sus cerámicas; y así como él otros más, o por ejemplo que casa de Alta Costura gana en París con los bordados de las bordadoras de Oaxaca.
    La pregunta sería: ¿por qué Europa busca inspiración en África o en América o ya derechamente imita sus diseños, es parte del imperialismo europeo? ¿es parte de esa instancia superior del capitalismo volverse ‘afro’?

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s