Eyal Weizman y Monica Biancardi / La imagen (in)fiel

Estética, Política

Con motivo de la quinta exposición de Arquitectura Forense, celebrada en el Museo de Luisiana de Copenhague del 20 de mayo al 23 de octubre, me reuní con el fundador de Arquitectura Forense, Eyal Weizman, y le hice algunas preguntas.

MONICA BIANCARDI: Cuando nos reunimos de nuevo en abril en Ramala, también con Yazid Anani, director artístico de la Fundación Qattan, nos confirmó que había aceptado exponer en el Museo de Luisiana. Es uno de los más bellos museos de arte contemporáneo del mundo, que ocupa una lujosa y luminosa casa de campo con grandes ventanales y un hermoso jardín, fácilmente accesible desde Copenhague. El jardín, repleto de arte, tiene vistas al mar Báltico y, mientras consumes allí tu bocadillo estrictamente con chaqueta, observas a los niños nórdicos bañándose en el mar rizado por el viento. Todo esto es un poco vertiginoso y me gustaría saber cómo la Arquitectura Forense, que cruza la arquitectura, el derecho, el periodismo y los derechos humanos, ha dialogado con espacios similares…

EYAL WEIZMAN: El museo es único por la forma en que interactúa con el paisaje, y lo hace de forma suave. Por lo general, durante las exposiciones creamos un foro para permitir un debate con los presentes y con los supervivientes de los acontecimientos que examinamos, ofreciendo así varios puntos de vista. A partir de los datos recogidos en las entrevistas, abordamos los aspectos culturales, políticos y estéticos, situándolos en un contexto histórico más amplio. Ejemplo: cuando hicimos la exposición en la Ciudad de México sobre los 43 estudiantes desaparecidos tras participar en una manifestación en septiembre de 2014, a través de los testimonios de los sobrevivientes construimos una plataforma interactiva sobre los acontecimientos invitando a los padres a intervenir, para poder reclamar al Estado las respuestas que nunca obtuvieron, y denunciar la corrupción y la prevaricación. O en Londres invitamos a personas, que generalmente no asisten a las exposiciones, para reconstruir la investigación del brutal asesinato del joven Mark Duggan por las fuerzas del orden. En Fráncfort nos centramos, en cambio, en el asesinato por parte de un nazi de unos inmigrantes en el barrio de Hanau, y en la implicación de la policía que sembró el terror. También en este caso, la denuncia provino de la población afectada.

En Luisiana, que es un lugar apartado, pensé que podíamos reflexionar de forma autocrítica sobre el trabajo que hacemos, intentando analizar nuestro archivo con los ojos del futuro, por ejemplo el de un académico de 2060 accediendo a nuestro archivo. La principal pregunta que nos hicimos fue: ¿cuál es el papel del testigo ocular?

MB: ¿Así que esta vez has tenido una experiencia completamente nueva?

EW: Se necesita tiempo y recursos para analizar estas cuestiones. El trabajo que realizamos no está dirigido al público de los «museos». O más bien, el entorno del museo no es adecuado para nuestro trabajo. Dicho esto, un tribunal tampoco sería el lugar adecuado para nuestro trabajo, y eso es lo que me incomoda la mayoría de las veces…

MB: ¿Qué tan incómodo se sintió en esta prístina belleza danesa?

EW: La mayor parte de nuestro trabajo trata de fenómenos de violencia urbana en ciudades metropolitanas como Nueva York, Londres, Bogotá, Ciudad de México o Jerusalén, lugares donde perviven fenómenos de colonialismo o injusticia generalizada. En este tipo de ciudades, por tanto, contamos las historias de los marginados a los poderosos que vienen a visitar las exposiciones, en los mismos lugares donde se han producido atroces injusticias. Nuestro producto final no se presta a las necesidades de los medios de comunicación, porque hay demasiada demanda; pero tampoco se presta a los tribunales, porque es demasiado rico en estética; ni mucho menos a los museos

El contraste entre la belleza y la aparente paz de estos lugares nos llevó a contar casos de emigrantes, para despertar la conciencia y también la responsabilidad del público danés, porque la paz idílica en la que viven se paga a un alto precio en otros lugares. Aquí, en Luisiana, he elegido contar lo que ocurre en otro mar del mismo continente, el Mediterráneo: un rincón del paraíso que se ha convertido en escenario de asesinatos deliberados.

MB: Las verdades históricas de las que habla me traen a la memoria el juicio reabierto gracias a las fotos de Gilles Peress, fotógrafo francés de Magnum, que documentó la manifestación del 30 de enero de 1972 en Derry, Irlanda del Norte (el Bloody Sunday que hizo famoso U2). A pesar de que Peress había declarado sobre la carnicería durante el interrogatorio, las palabras del fotógrafo, en ausencia de un intérprete, acabaron en el viento. Pero mientras las palabras no cumplían su cometido, las fotografías de contacto hablaban por ellas. No es casualidad que las tiras de contacto positivas, producidas en la década de 1930, se llamaran «impresiones de testigos», ya que plasmaban de forma exhaustiva, en una sola hoja, todo el trabajo de un fotoperiodista a lo largo de un día. En ese juicio de Derry, la sucesión de imágenes dio testimonio de los hechos descritos por el fotógrafo. Y ese contra testimonio refutó la tesis del tirador. Sin embargo, hoy en día las imágenes no siempre son fuentes fiables: ¿qué opina, en qué se basa?

EW: ¿Fidelidad de imagen? Esta es una pregunta muy interesante. Conocemos todas las teorías filosóficas y prácticas sobre la imagen falsa, y cómo las técnicas de construcción de imágenes son importantes para el desarrollo y la circulación de falsificaciones que influyen en la opinión pública. No le pedimos a la imagen que nos diga la verdad, sino que le pedimos un encuentro entre la luz y el sensor, entre el objeto en movimiento en el espacio y la posición del fotógrafo, y abordamos todo este trabajo con un fuerte escepticismo hacia quienes pretenden tener la verdad. El Estado muestra una imagen de Shireen Abu Akleh (la periodista palestina nacionalizada estadounidense asesinada durante un tiroteo el 11 de mayo en el campo de refugiados de Yenín, en Cisjordania) similar a la producida por la policía. Nosotros, en cambio, consideramos oportuno desmontarlo.

MB: ¿Así que utilizas la imagen para llegar a otra cosa?

EW: La imagen no es la superficie sobre la que se describe una evidencia objetiva, sino una puerta que conduce a un testimonio, envuelto en una red de relaciones. Para nosotros el concepto clave es navegar. Una foto sola no es nada, no nos interesa la verdad en una sola imagen a la manera de Blow-Up de Antonioni. La foto debe inscribirse en un campo más amplio, formado por relaciones sociales y materiales que se convierten en estética: los signos contenidos en una hoja, en la memoria de una persona, en la película de una cámara. La estética es una práctica social que se percibe a través de los sentidos, al igual que la insensibilidad es anestésica. Nos gustaría profundizar en este aspecto relacional de la imagen ampliándolo hacia la hiperestética.

MB: ¿Se apoya en el teléfono móvil o en medios más sofisticados?

EW: No nos posicionamos como técnicos del lenguaje fotográfico, sino como activistas políticos. Utilizamos diferentes medios para librar nuestras batallas contra los crímenes contra los marginados. El colonialismo no es más que un intento de borrar el mundo «imaginado» de los pueblos oprimidos.

MB: ¿Ha podido ver la Bienal de Arte de Venecia este año?

EW: Todavía no, pero me gustaría ir.

MB: Si hay un aspecto que se desprende sistemáticamente de la Bienal de Arte de Venecia es la fuerza de los países que atraviesan períodos de verdadera crisis. En este sentido, creo que el León de Oro de este año debería haber sido ganado por el Pabellón Libanés, comisariado por Nada Ghandour, en el que la videasta Danielle Arbid interactúa con el artista visual Ayman Baalbaki en un extraordinario decorado diseñado por Aline Asmar, generando un diálogo sobre Beirut que es a la vez político y estético. Ha realizado un magnífico trabajo sobre la reconstrucción de Beirut tras la catastrófica explosión del verano de 2020. ¿Puede hablarme de ello?

EW: Como israelí, estoy muy limitado en el Líbano, por lo que no puedo hablar libremente con una serie de sujetos y me veo obligado a retirarme para evitar daños y represalias a los ciudadanos libaneses. He seguido de primera mano, pero desde la distancia, el proyecto al que te refieres, que se llevó a cabo mediante la técnica de la «nube», una técnica desarrollada por mi equipo que me resulta especialmente cercana. El análisis de las nubes y del humo levantado por las explosiones muestra cómo la versión de los hechos dada por el Estado libanés no puede ser cierta. La lectura de las nubes implica ciencia y arte. La nube es como la sombra, y la fotografía es la sombra de un acontecimiento. La sombra aclara los hechos.

MB: Las sombras me retrotraen a mi trabajo en Palestina desde 2005, donde he sido testigo de diversos cambios y de la «ocupación intermitente» que describe en su último libro. Cuando hablas de una «geografía elástica en constante mutación», aludiendo a ciertos comportamientos de los israelíes, también das la posibilidad de leer esta expresión desde otro punto de vista, que me permite imaginar posibilidades para el pueblo palestino. ¿Es así?

EW: Si han atraído a algunos gobiernos a su lado, los gobernantes de Israel no han conseguido hacer lo mismo con los pueblos del mundo. Israel emplea un inmenso esfuerzo, ingenio e ideas para estudiar la distribución óptima y razonada de los territorios. Pero todos son intentos vanos, porque no conseguirán doblegar el deseo del pueblo palestino de un Estado único e igualitario, en el que su voto valga tanto como el de los demás.

MB: ¿Y qué opina de Italia?

EW: Italia es el último bastión de la raza blanca. Mucha gente muere para llegar a Italia. Paradójicamente, los italianos fueron en su día objeto de racismo. Ahora, en cambio, junto con israelíes, turcos y españoles, son la avanzadilla de la raza blanca. Es precisamente aquí, y a pesar de la gran tradición de activismo de izquierdas, donde vuelve a asomar el entusiasmo por proclamar la propia «blancura».

MB: ¿Va a llevar algún proyecto de exposición a Italia en un futuro próximo?

EW: Lo más probable es que sí, aunque la situación en Italia es muy preocupante.

Fuente: Antinomie.it


Descarga este artículo como un e-book

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario