Emilio Gardini / El respiro de la revuelta

Filosofía, Política

¿Estamos seguros de que está en el proyecto de la sociedad democrática contemporánea eliminar la opresión en nombre de la justicia social? Y si no es así – como parece ser el caso cuando consideramos cómo murió George Floyd en Minneapolis, y muchos como él en el pasado – ¿qué significado tiene la violencia ejercida a través del aparato estatal?

En los últimos años, una de las representaciones fílmicas más interesantes, en clave distópica, del sentimiento de violencia y odio a la pobreza en los Estados Unidos es el ciclo de cine de James DeMonaco, La Purga. Las películas, y la serie de televisión resultante, están ambientadas en un presente en el que el «régimen democrático» gobernado por los Nuevos Padres Fundadores pone fin al problema de la delincuencia estableciendo la noche del arrebato; 12 horas, una vez al año, durante las cuales todos pueden dar rienda suelta a la violencia contra cualquiera (excepto los funcionarios gubernamentales intocables), utilizando casi cualquier tipo de arma y quedando impunes. Las calles de las ciudades se transforman en campos de batalla; los más fanáticos recorren los barrios obreros en ropa de guerra en busca de víctimas, los más ricos se atrincheran en sus casas protegidas por sistemas de seguridad inviolables o ejercen su sadismo sobre los débiles e indefensos, los pobres se convierten en el principal objetivo. Liberando la violencia para renacer. Este ritual purificador, como cuentan los Nuevos Padres Fundadores en su propaganda, además de reducir el deseo de agresión, y de gobernar el «estado de naturaleza» hobbesiano de la guerra de todos contra todos, tiene el objetivo de reducir el nivel de desempleo. El verdadero objetivo, por supuesto, no es eliminar la pobreza, sino a los pobres.

En realidad, las cosas no son tan diferentes y la historia reciente de los Estados Unidos nos enseña algo. El problema de la pobreza -y los que se consideran relacionados con ella, como la violencia urbana y la pequeña delincuencia- han sido a menudo el centro de las políticas urbanas. En el último decenio del siglo pasado, mientras que en Europa el estado de bienestar vivía su última fase de declive, en los Estados Unidos, donde las políticas de bienestar, desde el New Deal hasta la actualidad, han sido impulsadas por el bienestar y, en cierto modo, discriminatorias para los usuarios, considerados parásitos de la sociedad, el gobierno de la violencia urbana se piensa a través de políticas punitivas que tratan de asemejarse a las políticas de reforma social. En la ciudad de Nueva York, las políticas conocidas como «tolerancia cero» introducidas en los años noventa por el entonces alcalde Rudolph Giuliani (y luego exportadas a muchos otros países), tenían como objetivo: reprimir el microcrimen mediante intervenciones policiales duras para proteger a los ciudadanos de esa parte de la población considerada «más propensa» a cometer delitos. Por supuesto, la cuestión racial forma parte plenamente del proyecto; además de las clases urbanas más descalificadas, objeto del «puño de hierro», es la subclase negra, la subdivisión de clase del proletariado blanco la que sufre particularmente los efectos del desempleo y la segregación socio-espacial.

Los muchos George Floyd que son desposeídos son víctimas de una política que institucionaliza la violencia y la represión a través de un gobierno democrático. Esta es la paradoja sobre la que debemos reflexionar. Las declaraciones del Presidente de los Estados Unidos, que califica de criminales a quienes se manifestaron por la muerte de George Floyd, responden exactamente a ese mecanismo de «revisión de la tolerancia» que requiere que soportemos la violencia sistémica porque se considera la respuesta necesaria al comportamiento de esos grupos sociales -incluidos los afroamericanos, los hispanos y la clase baja blanca- continuamente criminalizados. Esta forma de tolerancia es puramente instrumental y tiene el objetivo de confirmar las fuertes diferencias existentes en la sociedad que de raza a clase. La cuestión racial, como lo demuestran las manifestaciones y revueltas en los Estados Unidos, se convierte en una cuestión social; la «cuestión» de una gran parte de la sociedad que sufre la desigualdad inherente al sistema social. La vulgaridad de «tolerancia represiva» – como la describió Herbert Marcuse – que lleva a «justificar» ciertas acciones, incluso las moralmente deplorables, lleva a interpretar las revueltas urbanas por el asesinato de George Floyd como actos de vandalismo y no como manifestaciones de disidencia. Es un error, no un inocente, considerar la revuelta como un hecho en sí mismo, una pura expresión de violencia canalizada en el deseo destructivo del orden social. Aunque la revuelta nunca es dulce. Y aunque la revuelta no es necesariamente una revolución, es el primer signo sólido de una oposición al estado de cosas o de la consolidación de una necesidad; para tratar de agitar las mentes para subvertir «ese» estado de cosas. La insurrección es siempre violenta, es una manifestación de descontento que explota hacia afuera, en la sociedad en su conjunto, y la invierte en las fases de su apogeo, sin escatimar nada. Surge desde el interior de las masas y se extiende hacia el exterior. Coches quemados y ventanas rotas son el primer signo del alboroto, luego los choques, el lanzamiento de piedras, las cargas, incluso los muertos. Como ocurrió en los disturbios de Los Ángeles en 1992 tras la absolución de los policías que le dieron una paliza a Rodney King después de una persecución. Sin embargo, lo que sucedió en las calles de las principales ciudades americanas después del asesinato de George Floyd, tiene un carácter diferente. Esto no es sólo una manifestación de disensión por un asesinato no provocado. Los disturbios y las manifestaciones muestran el rechazo de un sistema social que no permite una «vida digna» a muchos, que además de matar, deshumaniza. La deshumanización es la forma más violenta de represión que opera a través de la «naturalización» de la inferioridad. Si los regímenes despóticos reducen explícitamente a sujetos «no humanos» lo «indigno» y lo «no merecedor», en el estado democrático, a veces la represión logra actuar de una manera más delicada pero no menos penetrante. La represión se esconde detrás de la concesión de los derechos civiles y la libertad, identificando los «errores» en el comportamiento individual, el «mal policía», sin llegar a comprender en qué falta de la sociedad se reproduce la ideología de la represión. El aparato ideológico sobrevive más allá del marco legal e institucional, de hecho saca energía de él para seguir reproduciéndose en un mundo donde la desigualdad se considera el efecto inevitable de la incapacidad de algunos para emanciparse a través de los recursos que el estado democrático les otorga. En los enclaves urbanos de las grandes ciudades americanas (pero también europeas, en realidad) los forasteros, los marginados, se socializan en un «estado de sitio», saben muy bien que tarde o temprano en la vida tendrán que enfrentarse a la policía, que no tendrán escapatoria, que su experiencia vital se realizará en los espacios marginales que marcan la frontera con la «vida digna». Los levantamientos urbanos en los Estados Unidos han demostrado la insostenibilidad de muchos de estos sistemas.

La revuelta siempre se siente en el cuerpo pero pasa a través de la conciencia. El cuerpo de George Floyd en el suelo junto a un coche de policía bajo el peso del cuerpo de un policía blanco que le quita el aliento. El cuerpo privado de aliento que hincha las conciencias hasta que explotan de rabia. Del cuerpo a la conciencia; es así como la semilla de la revuelta da lugar a las luchas urbanas que han impuesto toques de queda en las ciudades americanas en los últimos días. Si en la noche del estallido de la ficción distópica americana se permite la revuelta urbana, porque se «sacrifican» las vidas de los marginados, en las revueltas americanas de los últimos días las vidas de los marginados rompen el cerco político y cultural que los confina a la miseria de una vida inhumana. La idea que parece pasar por los medios de comunicación es que si los disturbios siguen siendo duros, harán el juego a Donald Trump, fomentando su reelección y alimentando el sentimiento de inseguridad y miedo. En realidad, lo que realmente asusta es la composición de las masas que se manifiestan; una amplia clase social que, más allá de la emancipación política, aspira a lo que Karl Marx llamó «emancipación humana», la restauración de las instancias humanas de una sociedad de iguales. El odio social y racial no es «innato», es un producto histórico, el efecto de un pensamiento político neocolonial que a lo largo del tiempo, desde las instituciones hasta las ideologías y viceversa, ha alimentado la «cultura de la desigualdad». El mecanismo puede ser interrumpido cuando es movido por el deseo de emancipación humana «total», por la necesidad de «dar un aliento diferente» a la revuelta, cuando el movimiento de protesta comienza a percibirse no como una masa informe sino como un conjunto organizado con una «conciencia común», consciente de su propia condición y capaz de derribarla.

Fuente: Antinomie.it
Imagen principal: Zavier Ellis, Revolt Repeat IV, 2020

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Descarga este artículo como un e-book

Deja un comentario