Regina Guedes / Barry Lyndon (1975): El nacimiento de la etiqueta, el proceso civilizador en el siglo XVIII y el papel del individuo en la historia

Cine, Estética, Política

Barry Lyndon es una película dramática de época de 1975 escrita, dirigida y producida por Stanley Kubrick, basada en el libro de 1844 «La suerte de Barry Lyndon» de William Makepeace Thackeray. Protagonizada por Ryan O’Neal, Marisa Berenson, Patrick Magee, Leonard Rossiter y Hardy Krüger. La película cuenta la historia de un irlandés del siglo XVIII que intenta abrirse camino en la sociedad cortesana de la época a través de su matrimonio con una viuda rica, ambientada en Inglaterra, Alemania e Irlanda durante la Guerra de los 7 Años (que se libró entre Francia e Inglaterra). La fotografía de la película es sublime e innovadora y se basa únicamente en luces naturales. Las escenas se rodaron íntegramente a la luz de las velas y se inspiraron en los cuadros de William Hogarth, un pintor inglés. Barry Lyndon ganó 4 Oscars, a la mejor banda sonora, a la mejor música original y a la mejor adaptación, al mejor diseño, a la mejor dirección artística y a la mejor fotografía.

Redmond Barry de Ballybarry era un irlandés, provenía de una familia de bajo rango dentro de la sociedad de la corte, pero trata de ser un caballero. Con la ayuda de su madre, aprende todo lo que puede sobre modales en la mesa y esgrima, pero fracasa en el estudio del latín. Tenía una vena apasionada, y se había enamorado perdidamente de su prima Nora, que era solterona. Nora intenta pagar las deudas de su familia, mientras que el muchacho convoca un duelo entre él y el capitán inglés, John Quin, que se casó con su prima (la chica que le apasionaba y por eso entró en el duelo contra el capitán inglés). Le hacen creer que ha matado a su rival en el duelo, aunque su pistola no está cargada con disparos reales.

Desde allí huye a Dublín y pierde dinero a manos de unos artistas embusteros que le roban. Se alista para la guerra como soldado raso en el ejército británico en el regimiento de infantería y parte para el servicio en la guerra contra Alemania durante la Guerra de los Siete Años, conoce a una campesina que tiene un marido lejos en la guerra y ella le ofrece refugio y afecto.

Una vez huido en Alemania, consigue un ascenso pero odia el ejército. Cuando su teniente es herido, Barry lo ayuda llevándolo a un pueblo local para que reciba tratamiento. Se hace el loco y se esconde con su uniforme de teniente.

Convence a todos de que es el verdadero teniente Fakenham. Se adentra en territorio alemán neutral con la esperanza de que su suerte cambie. Su mala suerte continúa sin embargo se une a un soldado prusiano, el alemán se da cuenta de que es un desertor del ejército británico y decide que no. Redmond (Barry) odia el servicio prusiano tanto como a los británicos. Los hombres son vigilados para evitar la deserción. Redmond marcha junto al ejército de Federico en la batalla de Kunersdorf.

Se convierte en el sirviente del capitán Potzsordff y se ve envuelto en intrigas y confusiones, a Barry se le encarga espiar a un extraño, un hombre mayor, llamado Chevalier de Balibari (Ballybarry), entonces se da cuenta de que en realidad era su tío aventurero que llevaba muchos años desaparecido. Su tío consigue ayudarle a escapar de Prusia.

Los dos irlandeses viajan por Europa mientras apuestan y gastan dinero por el camino. Los Barry acaban en el Ducado de Renania, donde ganan una gran cantidad de dinero. Es allí donde Redmond establece astutamente un plan para casarse con una joven condesa. Entonces la fortuna se vuelve contra él y no puede disimular su complejo plan. Olivia se basó en la escandalosa condesa Augusta de Brunswick-Wolfenbüttel.

Así que los Barry tuvieron que abandonar Alemania sin casarse, entonces se instalan en Francia y es allí donde Redmond conoce a la Condesa de Lyndon, una mujer noble de incalculable riqueza que se había casado con un hombre mayor. Consigue seducir a la chica, pero su marido sigue viviendo aunque esté mal de salud. Finalmente, ella regresa a Inglaterra, lo que deja a Redmond molesto. Tras enterarse de la muerte de su marido, Redmond consigue seducir y casarse con la viuda, que se casa con él incluso en su dolor.

Después de la boda, se instala en el castillo de Hackton, que ha reformado con grandes gastos. Se refiere a sus benefactores de la infancia en Irlanda, a sus primos de Ulick, y muestra cómo era el más elegante de su distrito. Cuando estalla la Guerra de la Independencia de los Estados Unidos, Barry Lyndon recauda fondos de una empresa para enviar soldados a América. También derrota a los primos de su esposa en el Parlamento. Pero su suerte vuelve a cambiar. Su hijastro, Lord Bullingdon, se marcha a la guerra americana y Barry es acusado de intentar matar al chico en la guerra.

Entonces su propio hijo Bryan muere en un trágico accidente de equitación. Todo esto, junto con su predisposición a gastar dinero libremente es lo que lleva a la ruina a Barry. Mientras la memoria de Barry se desvanece y es separado de su esposa e ingresado en la prisión de Freet, se pretende que viva con un lujo moderado, mientras su anciana madre vive cerca para visitarlo. Pasa el resto de su vida en prisión y muere por causas relacionadas con el alcoholismo.

Mi crítica de la película

El Barry Lyndon que inspiró la película es una adaptación literaria del libro de 1844 «The Luck of Barry Lyndon» (La suerte de Barry Lyndon). El personaje de Barry Lyndon es bastante interesante como referencia a la modernidad. El hecho de que Kubrick cambiara la adaptación de la vida de Napoleón (uno de los primeros «hombres hechos a sí mismos») por una novela autobiográfica picaresca (burlesca) que tiene como protagonista a un personaje irlandés del siglo XVIII.

El juego con la narrativa histórica y con la forma en que se suelen construir las biografías también es claro en la intención de la película, que no olvida mostrar una diferencia irónica entre lo que se retrata en palabras y la realidad del sujeto. Lo que recuerda un poco a la fina ironía cómica instigada por la narración de grandes hazañas, como el tipo de biografía que encargaban los emperadores y los reyes y que solía ser como un encargo patrocinado que hacía publicidad para esas familias. El tono de la película se une a esta perspectiva de «adulación», también tan común en la vida de la sociedad de la corte.

La elección es bastante interesante, ya que pone de manifiesto una forma revisionista de entender la historia, que se centra en los aspectos sociológicos de la misma. El personaje podría ser cualquiera, ya que sería uno de esos estandartes de que «el hombre es fruto de su tiempo».

Si Napoleón fue un general de corte decimonónico y su historia está envuelta en los debates sobre el revisionismo que llevó la política bonapartista a una Francia que volvía lentamente con dispositivos monárquicos, la culminación fue el corazón de emperador de Napoleón, una ironía suprema para un hombre que luchaba contra la «vieja Europa» del siglo XVIII.

Napoleón, como Barry Lyndon, se casó con una mujer rica. Napoleón se casó con una chica de la misma familia que María Antonieta, y dejó a su antigua esposa Josefina. Si la vida de Napoleón y la historia de Francia muestran la capacidad de poder entrar siempre en contradicción es porque la sociedad moderna se desarrolló superando los avances de la burguesía que cuestionaba a la nobleza, era como en el llamado «despotismo ilustrado», el rey ya no podía ser rey y analfabeto (si no su súbdito, cualquiera podía robarle la corona).

Lo que inicia en la burguesía una voluntad de participar en la monarquía, más que luchar contra el antiguo régimen, la burguesía quería anexionarse a él. Los títulos de «baronet» de Isabel I en Inglaterra son un claro ejemplo de esta «compra de títulos» para satisfacer a los nuevos ricos a los que les iba bien en la mancomunidad.

Esta es una de las historias más importantes de la película, alguien de bajo rango monárquico, un irlandés (país prácticamente colonizado durante muchos años por los ingleses) intenta mejorar su vida y en el camino le sucede la propia historia. Para entender la técnica narrativa de Kubrick en la sustitución de Barry Lyndon es que está haciendo referencia al debate principal del revisionismo histórico, está utilizando la microhistoria para abordar temas como la sociedad de la corte, las estructuras de la personalidad (que de muchos hombres pueden ser similares).

La historia de la película y del libro es la de un hombre nacido Redmond Barry, que era un irlandés que huyó de su patria tras matar a su hombre en un duelo. Cuando se escapa de casa, se cambia el nombre, se casa con una viuda rica, engaña y es un mentiroso con la gente que le rodea. La novela se publicó en dos volúmenes entre 1852, y se revisó en 1856.

La Guerra de los 7 Años (1756-1763) fue un conflicto mundial, en el que Britannia (Inglaterra), junto con Prusia, estaba en conflicto con Francia. En otras palabras, al ser un personaje irlandés, se explica fácilmente el motivo de la deserción hacia el ejército inglés. Lo interesante es destacar a través de Barry Lyndon la figura del soldado de élite, y al mismo tiempo mercenario.

Otro tema del libro de Norbert Elias es la cuestión de los duelos, y cómo éstos marcan el fin del Antiguo Régimen y el advenimiento de la sociedad de derecho que reprime este tipo de costumbres. Una excepción magistralmente descrita en su libro es el caso alemán. No sólo de la unificación tardía, una de las razones por las que el nazismo logró esclavizar a la población alemana fue que la ideología se consideraba monárquica, «de la vieja cepa de Europa».

Si Barry Lyndon prueba suerte en Alemania es porque es la cuna de los que la gente llama la «cuna azul». El conflicto de la Guerra de los 7 Años que se retrata jocosamente en la película era un conflicto de sucesión de Austria en inminente conflicto con Prusia.

Las particularidades del ejército austriaco son bien comentadas en la película, considerado un «modelo» de aptitud y éxito en las batallas, de castigo físico y de disciplina severa en el universo de las crónicas militares nacionalistas, pero Kubrick invierte la premisa, como en Full Methal Jacket (1987), el director juega con el origen del orgullo militar de la derecha moderna, que estos ejércitos ultranacionalistas sólo estaban compuestos por miembros o alemanes o mercenarios que no tenían nada que ver con el sentido monárquico austriaco del nacionalismo, sólo eran personas interesadas que querían mantener los privilegios de la sociedad de la corte.

Los países se disputaban las fronteras, como Silesia, y la sucesión al trono de Prusia. De ahí viene la distinción entre el hombre inglés y el europeo (mucho antes del brexit, por cierto). La película muestra bien la diferencia entre los ejércitos de la época. El ejército inglés se muestra como una pelea callejera de boxeo entre soldados, falta de suministros y comida, es decir, como esa idea de que pasar por penurias era parte de ser un soldado, pero seguías siendo libre. Por otro lado, el ejército prusiano era el que sólo tenía líderes nacidos en Prusia y la base estaba formada por antiguos convictos que ganaban el trueque, como el propio Barry Lyndon (que ya se consideraba un desertor del ejército británico).

A pesar de haber sido publicados en el siglo XIX, la película y el libro se refieren al siglo XVIII, y por lo tanto se centran en la cuestión del desarrollo de la vida en la corte, dentro del propio corte de la aparición de la forma burocrática de las instituciones modernas. En Pombal, se produjo la reforma, a lo Michel Temer, del Marqués de Pombal «oficial» del rey, y con ello, la expulsión de los jesuitas de las Américas. Era la época del rey Jorge de Inglaterra. Llega un momento en que Barry gana medallas de honor por su valor.

Otro momento interesante de la película es cuando vemos morir a los soldados en la antigua forma de combate militar. Antes de la invención táctica de Napoleón, Europa sólo guerreaba gastando vidas humanas. La posición de las tropas era frontal, antes de las guerras del siglo XX y de la invención de la trinchera como forma de protección. En aquella época, debido a la antigua noción del honor de la muerte, era una forma de sentimiento de nacionalismo sin que las naciones existieran como tales. Napoleón también inventó el uso de tambores para animar y dirigir a la tropa como banda.

La llamada «alta burguesía» creció en poder a medida que los cálculos económicos de los economistas fisiocráticos como Quesnais se apoyaban en la creencia del valor del trabajo específico y del trabajo de labrar la tierra (agricultura) como principal motor de las «naciones modernas». Quesnais, por ejemplo, era un gran entusiasta del estilo de planificación semestral chino. Esta clase fue la principal responsable de cambiar el comportamiento de las monarquías, si antes eran los nobles de menos sangre, empezaron a ascender por profesión y matrimonio y a entrar en la élite. Esta idea de que la sociedad de la corte era selecta y un poco tibia, ya que siempre existía este intercambio cultural proveniente de la necesidad de mantener el poder.

En muchos lugares de Europa, el liberalismo monárquico fue sustituyendo poco a poco el antiguo poder absoluto de los reyes. El lugar que no lo hizo, Francia, sufrió una Revolución que no duró hasta el reformismo burgués que sustituyó el poder de las antiguas casas europeas. La mayor prueba de ello es la institución del llamado código civil napoleónico, cuando la burguesía sustituyó por fin los valores moralistas del antiguo código legal que pendían del favor y del examen personal en la figura de la intercesión de las figuras monárquicas, ahora no había manera.

Las guerras del siglo XVIII fueron crueles para los europeos y diezmaron su población. Si antes las guerras se libraban con la espada y el honor, la severidad y la eminencia de la muerte empezaron a servir a la pérdida de la idea de «valores» «honor», u otros motivos edénicos de redención y creencia en la guerra, que están ligados al nacionalismo, pero aún no de las naciones modernas propiamente dichas.

El mundo europeo vivía un intenso cambio, la sociedad medieval de clases y regimientos cerrados vio el ascenso al poder de los que «no tenían cuna», los nuevos ricos, y progresivamente la vieja élite se fue endeudando con la nueva, como el típico caso de la nobleza francesa, y también la inglesa. Otra posible cuestión de debate es el papel que los historiadores marxistas ortodoxos dan y dimensionan a la Revolución Francesa. A diferencia de ellos, que analizan el proceso de acumulación de las reivindicaciones colectivas, el análisis de un Tocqueville, de un Furet sobre el tema salvaguarda la posibilidad del cinismo y la inversión de los ideales fundadores como los de la Revolución Francesa. Para ellos, lo político posterior fue mucho más radical, cínico y revocador de la conquista.

El bonapartismo francés y el nacimiento de los nuevos individuos no generaron un proceso posterior democrático y verdaderamente igualitario. El legado de la revolución francesa fue pensado por Braudel como un proceso integral un proceso anterior, pero al mismo tiempo, un proceso inacabado. El espectáculo de las guerras europeas y su alta letalidad indican este proceso de disputa no sólo de costumbres, hábitos, ideologías, sino también de disputa en torno al papel relegado del individuo en la historia. A pesar de ser una historia de ficción en el sentido literario y cinematográfico, la narrativa de Barry Lyndon encaja con los análisis y estudios revisionistas en torno al proceso del advenimiento de la propia sociedad moderna. Estas sociedades modernas y occidentales desarrollaron su poder sobre las disputas en torno a los nombres, los matrimonios y también sobre las disputas financieras y nacionales.

La brillante película de Kubrick no sólo muestra lo tonto que es dejarse deslumbrar por las familias reales, sino también cómo cualquiera es susceptible de caer en las gracias o en el odio de estas familias dependiendo de su «fortuna», de su suerte. Esta es la gran lección sobre Barry Lyndon, que se utilizó como recurso para sustituir un nombre consagrado en la historia que es Napoleón Bonaparte.

Una forma de recordar que el papel del individuo en la historia puede ir más allá de ser un nombre famoso. Las estructuras de la personalidad no son individuales, son más bien construcciones colectivas. Norbert Elias también escribió un libro sobre Mozart (Portrait on a Genius), donde hace como Kubrick en Barry Lyndon, hace de Mozart el retrato de la sociedad cortesana del siglo XVIII, y fue apadrinado por la reina de Inglaterra de la época que era la reina Charllote, la de origen portugués retratada en Bridgerton. Fue una mecenas de las artes, como muchos monarcas fueron también grandes entusiastas de las artes, como en parte lo fueron también los Tudor.

Antes sólo se utilizaban cornetas para marcar los momentos en que los regimientos se alineaban, la función incluso pastelera de la llamada «banda militar». Aquí hay una profunda reflexión sobre la evolución y la historia militar. Napoleón y su forma «burguesa» de hacer la guerra pusieron fin a las tácticas militares utilizadas en las antiguas guerras europeas, que se basaban en el rango, la espada, la autoridad del regimiento y el uso de armas de fuego. Napoleón inventó el tipo de guerra en el que el soldado puede matar intentando no morir, quizás una de las grandes bromas de la película es demostrar de la forma más históricamente correcta posible lo ridículo de la antigua forma de guerra.

Lo sorprendente es que si se piensa en las armas de ultra destrucción de la tecnología militar moderna es que hay armas que matan al azar, son los misiles rusos de ultra alcance, son los drones americanos en Oriente Medio, ese tipo de capacidad de destrucción proveniente de la «tecnología moderna» mata mucho más que el palo, la piedra, la espada y el conflicto hombre a hombre posible en las fronteras.

Lo que quiero decir es que evolucionar en la tecnología para «matar mejor» es una tontería programática no pensada a largo plazo, porque el daño al otro también viene cargado de los daños colaterales de efecto de imagen producidos por individuos que banalizaron la vida humana. Esta reflexión de Kubrick es un acierto histórico sin tamaño, para imaginar que en la antigua forma de la guerra, la vida humana no valía nada, y en cierto modo, con la tecnología, estamos volviendo ideológicamente al lugar de las antiguas guerras europeas que diezmaron gran parte de la población por la disputa entre las élites y diversas casas reales.

Una de las principales cuestiones además de esta implicación de la burguesía con la monarquía, también es la contraria, la monarquía quiere cada vez más llamarse ilustrada, la construcción de Versalles, por ejemplo, fue una forma de demostrar esta superioridad de la élite monárquica francesa para crear un oasis para escapar del pueblo y sus reivindicaciones. En este sentido, muchos reyes y familias reales empezaron a imitar a la burguesía y a querer hacer contratos y relaciones para que las familias reales no acabaran por falta de dinero de la élite. Mientras tanto, los matrimonios como el de la película se hicieron comunes. Como también existía la posibilidad de ascender a través del matrimonio, también existía la posibilidad de la miseria y la desdicha, porque los privilegiados eran pocos.

Este es también el periodo que vio la culminación y el fin progresivo de la llamada «vieja Europa» con todas sus costumbres de antiguo régimen. El ablandamiento de los impulsos primitivos, el inicio de los modales en la mesa, todo ello formaba parte de lo que Norbert Elias denomina la racionalización que supuso la «vida en la corte». La sociología de Norbert Elias permaneció oculta durante muchos años, hasta que en la década de 1970 fue redescubierta por las universidades.

Elias ayudó a comprender la exégesis del pensamiento de la llamada sociedad «civilizada» y sus hábitos y lo relaciona con los procesos de unificación nacional, las guerras transnacionales y los hábitos de sentimiento y pensamiento que llegaron a estructurar la sociedad moderna. La película ironiza sobre la costumbre de las guerras en la Europa del siglo XVIII, como la Guerra de los Siete Años, ya que fue esencialmente un conflicto entre familias reales por la sucesión.

La clave de su teoría es ver que en la compulsión de la élite y la etiqueta, se construyeron una serie de reglas que incluso las personas fuera de la élite necesitan entender o son excluidas, y esto dice un poco más también sobre el intercambio de la burguesía financiadora pero no nacida, y la élite monárquica, cada vez más neurótica por perder el poder, temerosa de los golpes (como en la película), y con cada vez menos poder y recursos financieros.

Norbert Elias tenía una forma única de percibir los rasgos sociales, o como decía Durkheim, las «formas de sentir y pensar» y también las «estructuras de modalidad de la personalidad» son la forma de pensar y hacer un trabajo científico, la base de cualquier monografía que pretenda ser el mínimo científico moderno, esto llegó desde la sociología a toda el área de las ciencias humanas, a cualquier área de las ciencias humanas, ¿la prueba de esto? Todas las monografías para encajar en algún área de mecenazgo, están predispuestas a ser sobre un tiempo muy corto. Ni siquiera en la historia encontrarás un corte de larga duración, es una ciencia moderna, con la excepción de la historia global, la historia cultural y la microhistoria, mientras que la sociología mantiene su método en la teoría social.

La competencia por los favores y el prestigio y los diversos asuntos era intensa. Aquí se estudia la transición del poder mediante el uso de la espada como en la Edad Media y con la cuestión del orden caballeresco. La espada es sustituida por la intriga, como en Macbeth, y pronto la reputación de los reyes y las familias reales de toda Europa cae en picado. En Inglaterra, Carlos II había perdido la cabeza por no haber respetado la propiedad y la religión de los protestantes, la Revolución Francesa, a pesar de su «radicalismo de izquierdas», o a causa de él, devolvió el mismo régimen monárquico, pero en el siglo XIX, Francia intentó imitar a Inglaterra y poner en marcha una monarquía constitucional, al estilo de Bélgica, Holanda y la propia Inglaterra, el resultado fue una serie de revueltas y rebeliones que culminaron con la aparición de la Tercera República Francesa.

Sólo para recordar algunas de las locuras populistas en la historia fundacional de Europa. Todo fue en nombre de mantener el poder de las antiguas potencias de la antigua Europa. El éxito en la sociedad de la corte venía ahora dado por la llegada de la palabra y el ingenio en general. El bruto social caballeresco se transforma en la figura del rey con guantes de seda y alejado del pueblo.

Producción e historia de la película

Kubrick hizo la película imaginando a Napoleón. Empezó a hacer Barry Lyndon después de entregar La Naranja Mecánica. El rodaje comenzó en el oeste de Alemania, como una película inicialmente pensada como una adaptación de la vida de Napoleón. Los interiores se filmaron en Londres.

La producción fue problemática, tuvo problemas con el clima, e incluso la influencia de factores políticos. Mientras que las técnicas de filmación, hubo el uso de largas y dobles líneas de metraje están marcadas de la película y que recuerdan, como Carrie de De Palma, y terminan con un zoom inverso. Kubrick temía ser un objetivo del IRA (Ejército Republicano Irlandés). Kubrick utiliza toda su refinada técnica para retratar la sociedad de la corte, con esto, utiliza una estética de plasticidad realista para representar esta sociedad de la corte. Los exteriores se rodaron en Irlanda, Inglaterra y el oeste de Alemania. Exactamente para fijar las localizaciones de las sociedades de la «vieja Europa».

El libro La Suerte de Barry Lyndon que fue una inspiración fundamental en el cambio de perfil que Kubrick, el libro fue considerado una novela pintoresca, por el escritor William Makepeace Thackeray, publicado en 1844, retrata de hecho, una historia que viene del siglo 18, el período definitivo de la construcción de la burocracia y la forma legislativa. Se trata de una publicación semanal en la revista Fraser, que trata de un miembro de la llamada «gentry» (la nobleza rural) de Irlanda. Inicialmente se trataba de un cazador llamado Andrew Robinson Stoney, y más tarde se rebautizó con el título «Las memorias de Barry Lyndon», donde el narrador es el propio Barry, que casi siempre miente.

En la primera parte conocemos al protagonista, Redmond Barry, un joven irlandés pedante que se enamora de su prima que, sin embargo, ya está comprometida. Enfadado, desafía a su prometido a un duelo y lo hiere mortalmente. Como era un caballero con buenos contactos, lo que podría acarrearle represalias, Barry decide abandonar a su familia y refugiarse en Dublín.

En el camino, es víctima de un robo que lo deja sin dinero para su subsistencia. Con la necesidad de sobrevivir, Barry se alista en el ejército británico. Tras participar en algunas batallas, desiste pero es capturado y reclutado por el ejército prusiano. Allí se convierte en espía al servicio del capitán Potzdorf, elegido para investigar las actividades de un tal Chevalier de Balibari. Barry, que a estas alturas ya había asumido otras identidades, descubre que Chevalier también es un exiliado. Y, en lugar de espiarle, decide ayudarle en sus actividades con la élite europea. Ya familiarizado con las costumbres de la aristocracia, Redmond Barry se convierte en el amante de la encantadora Lady Lyndon, que está a punto de enviudar. Cuando esto sucede, se casan y Barry toma el apellido Lyndon.

Aquí, la película hace una brusca pausa antes de pasar a la segunda mitad, que mostrará el declive social del irlandés. Ya establecido en la aristocracia, Barry Lyndon tiene problemas con su hijastro, a la vez que tiene su propio hijo y crea deudas insoportables. Trae a su madre para que gestione las cuentas familiares, mientras traiciona constantemente a su mujer y despierta el odio de su hijastro, hasta el punto de que deciden batirse en duelo. Barry Lyndon resulta herido en el duelo y es rechazado por todos sus antiguos amigos y, destinado al olvido, se retira del seno familiar y se lanza al mundo en busca de aventuras, pronto le roban y pierde todas sus posesiones.

Esta cuestión del ablandamiento de las pulsiones viene del debate de la escuela de los «moralistas franceses», una escuela filosófica centrada en el elogio de las virtudes del comportamiento social en la corte, que simula una forma de «teatro de las emociones», aquí no se trata de lo que se piensa, se quiere o se desea, las pulsiones en esta visión están destinadas al control de los sentimientos en la sociedad, las interacciones sociales serían como juegos melancólicos de convivencia, estas «partidas de ajedrez», pensadas y jugadas con una cierta reflexión.

La película es precisa al observar el surgimiento de la «buena sociedad», del considerado «buen discurso», o de los «buenos modales en la mesa», cuando exigimos esto en forma de la «buena educación», sólo estamos reformando la hegemonía occidental de la sociedad cortesana y sus reglas generales y la aprobación o segregación. Fue el fin de la era de los «reyes sucios», así como el fin de la relación de culto del súbdito con el rey.

En la corte absolutista se formó por primera vez un tipo de sociabilidad basado en el disimulo y en las «máscaras sociales» compuestas para componer la llamada «buena sociedad», e incluso con el intento de suavizar las pulsiones y la violencia y la prohibición progresiva de los duelos, la gente seguía ejerciendo presión y poder sobre los demás, incluso después del «fin» del ancien regime, que los historiadores marxistas puntean dentro del aspecto de la caída de la Bastilla y la Revolución Francesa.

La vida en este entorno no era tan pacífica como exigían los códigos de etiqueta. Tanto es así que la etiqueta es considerada por los estudiosos como la «pequeña ética», ya que sólo se demuestra en un sentido de imitación de gestos y modales «apropiados». Lo genial de esta película y del debate en torno a la evolución y el comportamiento en general es reflejar cómo la sociedad burguesa ha heredado inadvertidamente las costumbres de la antigua sociedad cortesana por asimilación.

Fuente: O Gambiarra

Imágenes: Film Barry Lindon, Stanley Kubrick, 1975


Descarga este artículo como un e-book

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario