Giorgio Agamben / Lucrezio, notas para una dramaturgia

Filosofía
Traducción de Gerardo Muñoz & Manuel Ignacio Moyano. 2016. [“Lucrezio, appunti per una drammaturgia”. La nature delle cose. Maschietto Editore, Firenze 2008.]

1. Poema de la voluptuosidad y de lo tenue, del momento y del evento.

2. ¿Quién es Venus? Ella no sólo es el principio de vida, tal y como lo pudieran sugerir los términos genitrix y alma. Es también el modo en que ese principio actúa: encantamiento, deleite, deseo (que Venus –relacionado con venerari, venia y venenum o el “filtro mágico” –también signifique “encantamiento, encanto”, ha sido demostrado hace más de cincuenta años por un filólogo francés, Schilling). No una madre que nutre, sino una fuente de encanto.

En el prólogo, el sentido de Venus viene definido por los términos voluptas y lepos (este último es un término técnico lucreciano por excelencia). Ellos están etimológicamente emparentados (del griego elpo, espero, deseo, del latín velle) y significan tanto aquello que encanta y despierta el deseo como la delicia que de ello deriva (así venustas significa tanto belleza como goce).

Gonzalo Díaz Letelier / Vida, metafísica y poder: ontoteología y potencia común

Filosofía
Fuente: Machina et subversio machinae

Esbozar algo así como una consideración materialista de las estructuras básicas de la imaginación política y económica que operan la articulación de las formas históricas de soberanía y gobierno en Occidente. Se trataría de investigar en una dirección no espiritualista ciertos espectros que tienen una fuerza configuradora efectiva de lo social, fetiches imaginales cuya fuerza organiza aspectos básicos de sus horizontes de sentido más sedimentados, es decir, de sus prácticas discursivas e institucionales. Aquí una crítica de la imaginación político-económica occidental consistiría en la exposición de su fetiche estructural más arraigado, a saber, el arcano metafísico-performativo de una estructura crucial cuyos polos aquí localizamos bajo las rúbricas de soberanía y equivalencia.

Gerardo Muñoz / Cinco hipótesis sobre Reiner Schürmann y el fin de la política principial

Filosofía
Fuente: Machina et subversio machinae

Caía la noche en el Revolution Cafe & Bar de Bryan, en Texas, cuando Sergio Villalobos-Ruminott sugirió que más importante que devenir “expertos” en materia filosófica, lo decisivo era producir en cada encuentro un desalojo de nuestras pieles. Dejar atrás nuestros pellejos, tal y como lo hacen lagartijas en el desierto, agregué yo. Es una imagen pertinente –la de devenir lagartijas en el desierto–, que de alguna manera fue sinécdoque de lo que tuvo lugar en el taller en torno al pensamiento de Reiner Schürmann en la Universidad de Texas A&M a comienzos del mes de Enero. Fue una conferencia necesaria en la medida en que puso una serie de debates en línea. Debates que algunos de nosotros hemos venido sosteniendo en los últimos años, y que no necesariamente se reducen al proyecto en curso de infrapolítica y deconstrucción.

Giorgio Agamben / ¿A quién se dirige la poesía?

Filosofía, Literatura

Traducción de Gerardo Muñoz & Pablo Domínguez Galbraith

¿A quién se dirige la poesía? Solo es posible responder esta pregunta si se entiende que el destinatario del poema no es una persona real sino una exigencia.

Una exigencia nunca coincide con las categorías modales con las que estamos familiarizados. El objeto de la exigencia no es ni necesario ni contingente, no es posible o imposible.

Gerardo Muñoz / Potencia y deconstrucción

Filosofía

Sobre Kevin Attell. Giorgio Agamben, beyond the threshold of deconstruction. New York: Fordham, 2014.

Kevin Attell, quien es también traductor al inglés de varios libros de Giorgio Agamben (The Open 2004, State of Exception 2005, The Signature of all things 2010), ha realizado un gran esfuerzo en su reciente Giorgio Agamben: Beyond the Threshold of Deconstruction (Fordham, 2014) por pensar la obra del italiano ante la llamada “deconstrucción”. De hecho, en las primeras páginas del libro Attell lanza una premisa que articula y organiza el argumento: a saber, que desde su comienzo en la década del sesenta, Agamben no ha hecho otra cosa que medirse en relación con el trabajo de Derrida