Sergio Villalobos-Ruminott / Crítica de la acumulación y realización de la metafísica como devastación planetaria

Filosofía

El título que nos convoca a este coloquio es “Me extingo, luego existo”. Me gustaría comenzar saludando la pertinencia de este título, en la medida en que, como tal, es una paráfrasis del famoso dictum cartesiano “pienso, luego existo”, transformado ahora según un cierto grado de urgencia y gravedad. Creo que en esta modificación se advierte una intensificación de lo que podríamos llamar la racionalidad occidental o, simplemente, la racionalidad moderna. Quisiera entonces partir apuntando al problema de fondo que nos reúne, a saber, la relación o vínculo constitutivo entre existencia y destrucción en el contexto u horizonte de dicha racionalidad. Es decir, entre la existencia como vida individual y vida social, y la destrucción como efecto, voluntario e involuntario, de la existencia social del hombre. Quisiera entonces acotar la idea de existencia a la existencia humana, en la medida en que voy a sostener, entre otras cosas, que la existencia humana es aquella que tiene como imperativo, en el horizonte del productivismo moderno, la colonización y la apropiación de su entorno de manera productiva/destructiva. Quisiera enfatizar esto como hipótesis central: la antropología productivista propia de la racionalidad capitalista moderna está inexorablemente vinculada a la destrucción.

Sergio Villalobos-Ruminott / Infrapolítica-Comunismo sucio

Filosofía, Política

La palabra comunismo no deja de aparecer, como un espectro, en la imaginación política contemporánea. Sin embargo, no deberíamos estar tan seguros de que ésta sea una palabra, una noción o un concepto, unívoco y puramente político. Aunque tampoco se trate de una mera utopía, de un más allá en el que se promete una reconciliación final de los hombres, de todos ellos, sin fisuras ni conflictos. Si el comunismo es la única tradición emancipatoria digna de dicho nombre (Badiou), no debemos olvidar que este nombre también está asociado con China, el poder estatal más grande en la historia contemporánea (Rancière). ¿Cómo pensar entonces el comunismo, su resonancia y su innegable legado, sin omitir sus instanciaciones históricas ni obliterarlas desde un voluntarismo ingenuo?

Sergio Villalobos-Ruminott / Las sombras errantes. La substracción infrapolítica y ‘la imagen total’

Arte, Filosofía
Para mí, la luz y la imagen solo pueden tener sentido en relación a la oscuridad. Abbas Kiarostami
Hay que pensar en esto: la victoria de lo invisible no brilla. Pascal Quignard

Introducción

Quisiera comenzar mi intervención agradeciendo la gentil invitación de Camila Moreiras y Pablo Domínguez Galbraith quienes, junto con Tania Aedo Arankowsky y el Laboratorio de Arte Alameda, han organizado estas segundas jornadas de Tecnologías de la imaginación, esta vez dedicadas a pensar el problema de la imagen total o imagen vigilante-vigilada como utopía tecno-política de un control total o de una seguridad plena. Agradezco sinceramente la invitación pues me parece una ocasión perfecta para divagar sobre la idea de vigilancia total, en el contexto de masificación del llamado paradigma securitario. Me atrevería a decir de buenas a primeras que la misma noción de imagen total o vigilante es un efecto retórico de la reducción securitaria del mundo, es decir, que no existe como tal una imagen total, sino una diversidad heterogénea de imágenes que no se agotan ni se reducen a la confirmación de la mentada utopía tecno-política totalitaria. En otras palabras, la llamada imagen vigilante no es sino el efecto de un énfasis, de un modo de leer y usar o abusar de las imágenes que oblitera en éstas su potencialidad polisémica y las clausura, remitiéndolas a una función ilustrativa o representacional unidimensional.

Sergio Villalobos-Ruminott / Raúl Ruiz: la impolítica del cine

Cine, Filosofía
Un filme es un conjunto de planos independientes. Cuando vemos un filme de cuatrocientos planos no vemos un filme, vemos cuatrocientos filmes.
Raúl Ruiz

Cine impolítico
¿Cómo comentar el trabajo cinematográfico de Raúl Ruiz, el recientemente fallecido director chileno, cuya vasta producción todavía demanda una consideración general? ¿Se trata acaso de cine militante, alegórico-nacional, comprometido con la liberación y la lucha contra la opresión o se trata de un cine sofisticado, “europeo” y experimental? ¿Hay más de un Ruiz identificable en la diversidad de su producción cinematográfica, literaria, crítica; o se trata simplemente de un proceso orgánico de maduración, de alguna forma coherente y unitario? Y, finalmente, ¿es cierto que el Golpe de Estado de 1973 y el inmediato exilio de Ruiz a Francia el 74, habrían marcado lo que podríamos llamar la bi-polaridad de su trabajo, una posible diferencia entre un primer cine político, sin importar cuan directa o indirectamente lo sea, y un cine neo-vanguardista y experimental, cuyas claves de confección delatarían un devenir impolítico y altamente esteticista? En última instancia ¿de qué tratan sus películas? A pesar del carácter ilimitado del repertorio ruiciano, y sin siquiera considerar su prolífica

Neofascismo, Pax Americana y neoliberalismo. Una conversación entre Marcia Rosane Junges y Sergio Villalobos-Ruminott a propósito de la coyuntura política norteamericana

Filosofía, Política

Marcia: ¿En qué medida es posible hablar de un “agotamiento” de la política en nuestro tiempo? ¿A que apunta dicho agotamiento?

Sergio: El agotamiento de la política que experimentamos hoy tiene varias dimensiones. Por un lado, se trata de un agotamiento de los imaginarios y ordenes conceptuales que organizaron el horizonte moderno, ya sea que leamos este horizonte en términos de una tradición jurídica republicana o en términos de una proceso permanente de emancipación e institucionalización democrática. Ya sea que pongamos el énfasis en los procesos instituyentes de la democracia, como dirían Claude Lefort y Cornelius Castoriadis, entre otros; o que concibamos la modernidad política occidental de acuerdo con una teleología marxista emancipatoria para la cual la revolución se presentaba como desenlace inevitable de la historia.

Sergio Villalobos-Ruminott / Equivalencia neoliberal e interrupción nómica: el conflicto de las facultades como contrato social

Filosofía, Política

1. – La pregunta por la universidad pareciera referirse solo a una realidad constituida universitariamente. Sin embargo, esto no equivale a decir que la universidad piensa universitariamente lo real y, por tanto, solo piensa un aspecto de la realidad. Por el contrario, la pregunta por la universidad implicaría también, ya desde su mera formulación, la aceptación de la condición aporética de la misma universidad, cuya pretensión es captar las dinámicas históricas de su época mientras no puede escapar a esas mismas dinámicas. La consecuencia fundamental de esa aporía es que cualquier discurso universitario que intente sobre-codificarlas, desplazarlas o resolverlas, quedará inexorablemente sujeta a ellas. Es en esta tensión donde se constata la inutilidad de hablar de la Universidad (como un universal neutro), ya sea pasada, moderna o “posible” como si se tratara de una idea, modelo, arquitectónica o institución, pues la universidad es ya, desde siempre, una articulación contingente de fuerzas y facultades en pugna. La contienda de las facultades kantiana, por lo tanto, no es solo una hipótesis filosófica para determinar el rol de la facultad de filosofía, sino una caracterización imperfecta de la relación entre universidad y hegemonía, ya sea de cara a su “interior” como división del trabajo universitario, ya sea de cara a su “exterior”, en cuanto sustento y mediación en la configuración hegemónica del poder y su legitimidad.